Por estos días sufro pesadillas de estar allá y que sí me matan o de revivir la impotencia. Por estos días las pesadillas son el estar aquí y no vivir según mis potencias. 

         Un día todo podrá ser diferente. Pero no dependerá de los gobiernos. Realmente no pretendo que de la noche a la mañana en mi país aparezca un presidente que nos salve o que nos guíe. Tampoco pretendo que súbitamente los gobiernos europeos se muestren sensibles para con sus hijos o nietos. Tampoco pretendo aceptar una derrota o darles a ellos alguna cínica victoria.

         Aún poseo sueños y el irrefrenable impulso de escribir. Creo en la gente común y en el esfuerzo colectivo. Porque todo puede transformarse cuando la intención o la causa es apasionadamente verdadera.

         El pueblo argentino debe reaccionar y dejarse de engañar. Acudir a la historia de la nación para reencontrarse con los ejemplos valederos de hombres y gestas que no reconocieron limitación alguna, sorprendiendo al mundo por su pureza en el heroísmo. 

         El pueblo europeo debe reaccionar y alejarse del egoísmo e imprudencia. Hubo un tiempo, no muy lejano, en que la guerra y la miseria los golpearon fuertemente. Miles huyeron sólo con lágrimas y esperanza y allá en Latinoamérica se los recibió con los brazos abiertos. ¿Qué permiso de trabajo se les exigió cuando presentaron los documentos de la angustia? Que no sólo se les dio una bienvenida, ¡sino que también se les envió ayuda a los que se quedaron reconstruyendo Europa! Pero hoy, esa misma Europa enriquecida rechaza a los que deben regresar porque han vuelto a cambiar las circunstancias. Son los hijos de su sangre y de su historia. Menos que ayudar, siguen enviando algunas carabelas modernas de ultraje comercial. En esto les he descripto al egoísmo y ahora arrojaré el concepto de imprudencia sobre la mesa. ¿Qué sucedería si otra vez la historia se repitiese como está demostrado que sucede? Si en América Latina volvieran a respirarse buenos aires, y si en Europa alguna extraña crisis se instalara, ¿cree alguien que quien fue rechazado en los puertos de Europa estaría luego feliz y ansioso por recibirlos en los suyos? ¿Son así los nuevos códigos éticos de las nuevas corrientes  ideológicas?

         Gracias a Dios hay seres excepcionales en ambos continentes que no son reconocidos y que los medios de comunicación, tantas veces manipulados, jamás mencionarían. Ellos son los que deben realizar el cambio. La Demagogia Dictatorial caerá como han caído todas las cosas que no son buenas. Y desde donde me toque continuar la lucha por la libertad seguirán cayendo mis letras en el papel para seguir aleteando poesías…

Fragmento de FUGA DE FANTASMAS

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s