“La exaltación creadora es íntima de la melancolía, hermana de la depresión e hija de la manía, pero también cercana a la locura cuando la obra ya no consigue contener todos los afectos”.

Jean-Philippe Brenot