“Sería mejor no tener idea alguna de la divinidad, que tenerla con ideas vulgares, fantásticas, injuriosas, indignas de ella; es un mal menor desconocerla que ultrajarla”.

Jean-Jacques Rousseau