“Uno de los peligros más grandes que nos acechan es el ‘acostumbramiento’. Nos vamos acostumbrando tanto a la vida y a todo lo que hay en ella que ya nada nos asombra; ni lo bueno para dar gracias, ni lo malo para entristecernos verdaderamente”.

Francesco