Yo viajo al Principado de Albanta

En mis años de escolaridad en el nivel primario, así se llama ahora, comencé a frecuentar a los grandes autores de la literatura argentina y universal. Un gran recuerdo para Miguel Cané, Nalé Roxlo, Rafael Obligado, Leopoldo Lugones, Rubén Darío, Jorge Abalos, Jorge Isaac, Pérez Galdós, Baldomero Fernández Moreno (su poesía llevo en el alma) y tantos otros cuyos textos y poemas entraron para siempre en mi vida.

Uno de ellos me supo cautivar desde el primer verso. Poeta provinciano más cerca del folclore que de la literatura. Una frescura y una magia propia de la gran poesía se adueñaron para siempre de mí. Era don Rafael Jijena Sánchez. Poeta argentino nacido en San Miguel de Tucumán y radicado después en San Fernando del Valle de Catamarca.

Por la magia de Internet buscando datos de él, encontré un blog de quién es uno de sus nietos: Agustín Elías. No solo que nos contactamos sino que también nos amigamos bajo el aludo sombrero de la poesía y de la palabra.

Este poeta y escritor es uno de los tantos argentinos que anda por Europa con su talento a cuestas: en Zagreb, en Madrid, en Italia y en vaya Dios a saber en cuántos otros lugares de este mundo terrestre y rampante.

Tiene amigos que valen la pena como Joan Manuel Serrat, Joaquín Sabina y entre otros  el cantautor Luis Eduardo Aute que lo bautizó a Jijena con el título de Príncipe de Albanta. Nada más ni nada menos.

Seguramente no faltará la ocasión para tomar unos vinos con Agustín mientras hablamos de estas cosas que a pocos tal vez importan pero que a nosotros mucho: la poesía, el arte, la palabra, los libros, los viajes, la vida.

Invito a entrar en su blog. No hay que tener títulos nobiliarios ni nada por el estilo solamente pulsar en el teclado: reinodealbanta.press, allí nos  estará esperando con sus vituallas, nunca apurado pero tampoco ocioso, fecundo siempre.

Jorge Castañeda

‪Hoy hace 20 años Luis Eduardo Aute me nombraba Príncipe de Albanta tras haber escrito el libro sobre aquella eterna canción. Se extrañan sus palabras…‬

Ensueño del surrealismo

A Luis Eduardo Aute

La Poética cansada por no ser comprendida

dejó el ámbito ideal altivo y lejano

para transformarse en el hombre más cercano

al concepto preciso con el que soñaba largas noches afligida. 

Ahora pinta con su propia mano a la imaginación

atreviéndose en el ocaso a vislumbrar el sol

cortejando los deseos de locura que hasta hoy

yacían débiles sin la obra de su inspiración.

Ahora escribe ella misma los ausentes versos

que sin su luz no habría quien los viera

liberando a la poesía de la prisión y la ceguera

devolviéndole al mundo el romanticismo de los besos.

Ahora canta la pasión por la belleza

la voz del hombre que ha sido elegido

para conmover al corazón que se ha rendido

a continuar la lucha por más cruel que se parezca.

La Poética bien puede regresar a su resguardo

porque lo ideal ya no dista de lo terrenal

debido a la obra de un hombre o deidad

¡me refiero al artista Luis Eduardo!

Príncipe de Albanta

Carta al Príncipe de Albanta

martes, 5 de marzo de 2013

Príncipe de Albanta

Mi Señor:

Nuevamente fui al Banco Galicia, sucursal Adrogué,  (Ud. en Barcelona) a fin de solicitar el libre deuda que me encargara.

Un poco reticentes, aclaro que fui sólo vistiendo ropa de calle, pero cuando hablé de España, de que era el padre del Príncipe de Albanta poeta, la conversación se fue distendiendo de a poco.

La empleada, con aspecto de poca lectura, se fue interesando cada vez más de su mundo y poniendo menos interés en su actividad específica, a tal punto que me hizo preguntas y más preguntas sobre su persona, sus actividades y en especial su mundo de poeta.

Ni tonto ni perezoso, la fui entusiasmando de a poco, a tal nivel que me manifestó que su vocación era la literatura y que en el banco se hablaba de cualquier cosa menos de ello.

Cosa curiosa, como yo llevaba conmigo uno de sus libros de poemas, se lo presté, y como tocada por una varita mágica comenzó a leer en voz alta y cada vez más alta.

Entre poema y poema, se me ocurrió, vaya ocurrencia, la idea de traer al banco el mundo de la poesía.

¿Y si con el resumen de cuenta se les hace llegar a los clientes un poema del Príncipe?

¿No sería mala idea, en vez de tanto cartelito anunciando créditos, la felicidad de tener un auto nuevo, anunciar que el Galicia era el nuevo banco de la Poesía?

Al principio se tentó de la risa, pero en ese momento se incorporó quien resultó ser la Gerenta, nada menos.

Al rato se puso ella misma a leer sus poesías.

El público, que colmaba en ese momento el banco, comenzó a interiorizarse de tan original actividad.

De a poco se fue transformando en un recital, sí mi Señor, un recital en un banco, ¿fantástico, no?

De repente recordé haber visto unos cuantos ejemplares, mas que cuantos unos muchos, que rápido fui a retirar de mi casa y llevé al banco.

Cuando volví todo era alegría, la gerente parada sobre una silla leyendo poesía, la gente feliz de la novedad, los afiches típicos del banco habían sido dados vuelta, y habían escrito leyendas, vaya uno a saber quien, que rezaban: “VIVA EL PRÍNCIPE DE ALBANTA”, “BANCO DE LA POESÍA”, “MAS POESÍA Y MENOS MATERIALISMO”, “BANCO DE GALICIA Y DEL PRINCIPE DE ALBANTA”.

Ante semejante oportunidad, comencé a repartir libros suyos a cuanta persona se me acercaba, todos agradecidos, nadie quería hacer ninguna actividad bancaria, es como si hubieran descubierto un mundo nuevo.

Cada vez que se terminaba de leer un poema los aplausos, que se podían escuchar desde la calle, hicieron que mas gente se incorporaba a lo que ya era un Festival de la Poesía.

Pero de repente, escucho una voz que dice: Jijena, Jijena. Presuroso respondí al llamado y la empleada me manifestó un poco secamente: -En diez días a partir del cierre de la cuenta puede solicitar el libre deuda-.

En ese momento, fue como que me hubieran cortado la inspiración, le di las gracias y cuando giré la cabeza para seguir disfrutando del momento, todos se habían callado, hacían cola nuevamente, los carteles ya no estaban.

No lo podía creer, como la vez que fui con el Regimiento, recuerda y de repente no estaban más. Sobre una mesa estaban todos sus libros, los mismos que había traído. No sabía como hacer para llevar tantos al mismo tiempo, miré hacia mi alrededor si a alguien lo podría interesar, pero nada, miradas frías, indiferentes, viendo el papel que hacía con un enorme pila de libros que en cualquier momento terminaría en el piso.

Me volví en silencio, casi triste, todo había pasado. ¿Un sueño? ¿Una alucinación?

Caminando me volví a mi casa, iba pensativo hasta que de repente comprendí lo que me había sucedido.

Es que pensando en Ud. mi señor, en su mundo de poesía, tan opuesto al del lugar donde me encontraba, que cual epifanía, sentí que había descubierto yo , padre de poeta, el mundo de la poesía, que me había hecho vibrar de emoción y sentirlo en ese momento, más hijo, más poeta y más conocedor de la vida.

Su seguro servidor

Don Sancho (Fernando)

Tierras de Adrogué