“Algunas preguntas que traía elaboradas la mujer parecían no hallar respuesta. Podía ser por el mal castellano que ella hablaba o porque el gaucho, de ciertas cosas, y palabras poco prácticas, no poseía ni se interesaba en atesorar en la memoria. Los gauchos pronuncian, en debida justificación, más que otras personas palabras como luna, mate, fogón, amistad, (pechos de china extranjera)”…

Fragmento de PATRIA MIA