“Mientras suene en un fueye de chamuyo gangoso

un tango de esos tangos que fueron y serán,

siempre habrá algún convicto en algún calabozo

o en bulines sombríos, shoficas tenebrosos

que al escuchar tus notas aprendan a llorar…

porque esas son las aulas sagradas del gotán”…

Enrique Cadícamo

“El tango es vista, incendiando una mujer. El tango es olfato, persiguiéndola en cada uno de sus movimientos. Es tacto cuando ya se la tiene bailando en los brazos. Es gusto en cuanto se logra besarla en la oscuridad. Es oído cuando se la hace gemir de placer”.

Viviendo y viajando por el mundo no puedo desentenderme de donde vengo. Tengo la causa de Malvinas en mi discurso, escucho tango todo el día, y trato de no perderme ningún partido de Los Pumas. Siempre estoy buscando yerba mate en cada mercado y cada vez que veo fuego espero encontrar comida en la parrilla.