“El poeta atempera el carácter del sueño diurno egoísta mediante variaciones y encubrimientos, y nos soborna por medio del placer puramente formal, es decir, estética, que él nos brinda en la figuración de sus fantasías”.

Sigmund Freud

“Cuando el Yo tiene que reconocer su debilidad, se anega en angustia, angustia real ante el mundo exterior, angustia moral ante el Super-Yo y angustia neurótica ante la fuerza de las pasiones del Ello”.

Sigmund Freud