Adentrándose

Hace una semana tuve que renunciar a la Capitanía de los Grupos de Investigación de todos los macabros negocios de la Demagogia Dictatorial luego de cuatro años de trabajo degustando los peores sinsabores. El único apoyo que recibí fue el de mis fantasmas y el de la consciencia de saber que allá, en mi país, las víctimas necesitaban hacerme oír sus lamentos. 

Mi situación de extrema precariedad, los tantos sueños y amores traicionados, la indefensión más absoluta junto al desinterés de los más interesados y la posibilidad de muerte inminente me llevaron a ello y me traen hasta aquí. No renuncié para rendirme sino para que otros hagan lo que ya no puedo.

       Ayer ha muerto el líder de los que me amenazaron de muerte por La Argentina y de los que me acaban de tender trampas por Italia y España por estas últimas semanas. Mi renuncia y su muerte me hacen creer que, tal vez, haya un pasado que ha pasado. A pesar de que no sepa hasta cuándo existirá mi presente y mientras que aún no sé si me espera algún futuro.

Fui escritor desterrado, investigador perseguido, periodista exiliado, amigo ignorado, argentino clandestino, artista desprestigiado, hombre marginado, corazón sufrido, dramaturgo insultado, soldado traicionado, divulgador odiado, cuerpo herido… pero nunca dejé de ser en todo eso, poeta. Por ello se me ocurrió agrupar algunos de los poemas escritos durante este tiempo que, aún no lo sé, quizá pueda ser el último período de mi vida. 

Están las primeras frustraciones vividas en La Argentina, las crudas realidades sobrevividas –aún- en el extranjero, y el testimonio de un escritor que, tal vez, esté despidiéndose, de una particular historia, o de la historia general de su existencia. 

Madrid, octubre MMX

EL GRITO DE UN POETA

TIN BOJANIC

Poeta espectral

El espejo se asusta:

me ve fantasma flaco,

desamparo en cada gesto,

hartazgo de risa encarcelada.

El piso se marea:

percibe mi deambular de náufrago,

pasos teatrales fuera del escenario,

taconeo de atención de botas sin caballo. 

La biblioteca se disculpa:

vendió hasta lo que no había leído,

refugia a mis hijos de fachada culpable,

retiene a pocos colegas sin maestría.

El escritorio se acongoja:

acepta que es inútil ante la desilusión,

extrañamos y soñamos la máquina de ensueños,

mis manos muertas sobre su estremecida piel de madera.

La heladera se apaga:

perdió su vocación maternal,

no logra congelar las brasas del hambre,

en nada colabora cuando cocino mate.

La soledad se va:

no me cree persona para abrumarme,

sin un mango para invitarla a un café;

el último abrazo murió en el exilio.

La vida se desvive:

en una sala de espera,

o de pasajeros en tránsito,

pero yo siento que es el purgatorio.

Poeta espectral:

¡alégrate que tu pluma aún te oye,

tu corazón aún busca amar,

y Dios te llevará en elegía o dejará que seas poesía!

TIN BOJANIC ǀ EL GRITO DE UN POETA

Si vienen…

A Federico García Lorca y a mi fantasma por La Argentina

¿Cuáles ojos arrojaste ante la furia desatada,

sabiendo lo que los brutos iban a buscar?

¿En qué versos y brazos se te ocurrió pensar,

presintiendo que faltaba tan poco para la nada?

Si tú has lagrimeado, te prometo que lloraré,

pero si te has sabido mantener burlesco y entero  

ante ese disparo cobarde que tampoco yo quiero,

si te les has reído, te prometo que yo sonreiré. 

Tú que conocías bien el poder de la palabra en poesía;

yo que sabiendo de tu historia no modifiqué mi destino,

aún si la Demagogia Dictatorial la próxima vez sí dispara.

Tú que en España has muerto por la necedad de un cretino;

yo que por Europa huyo de iguales brutos de mi trágica hora,

si vienen, estate a mi lado, Federico, ¡y hazme caer a tu sombra!

Gubbio 2010