“Que el importuno censor que exige a los escritores corrección, orden y equilibrio, vaya también a pedir moderación a los gritos desmesurados del marino, cuando apostrofa a sus compañeros para salvar la nave en medio de la tempestad”.

Manuel José Quintana