“Mientras suene en un fueye de chamuyo gangoso / un tango de esos tangos que fueron y serán, / siempre habrá algún convicto en algún calabozo / o en bulines sombríos, shoficas tenebrosos / que al escuchar tus notas aprendan a llorar… / porque esas son las aulas sagradas del gotán”…

Enrique Cadícamo