Estoy enamorado

Cuando no te veo es porque te siento, cuando no te siento quizá te veo, sin embargo te veo siempre, ¡cómo es este juramento que procuraré amarte siempre!

Eres la primera imagen del despertar consciente, eres el último pensamiento que antes de dormirme observo felizmente, eres el único sentimiento porque hasta en el sueño te tengo presente.

Mi corazón se desangra de impotencia por no darte lo que quieres y es por esto 

de amarte en abundancia, no basta… un te amo, miles te quiero.

Este idioma ya no alcanza, no hay palabras que me sirvan, ni hay frases que me ayuden si representar la altura de mi amor yo quiero.

Mi mirada no ve nada, ¡sólo ve a mi amada!

Poema y poesía

El hombre poema

ha de casarse

con la mujer poesía

sin dudarlo ni contrariarse.

El hombre elegía

ha de llorar

en los hombros de su amante

recibiendo el amor que él no pueda dar.

El hombre genio

ha de saber

que sólo puede crear

inspirado en la locura por una mujer.

Frente a tus ojos

Tú eres acreedora de mi amor,

a nadie he mirado de esta manera,

y a nadie podría mirar así aunque quisiera,

tú eres deudora por causarme dolor.

Sin embargo qué ansias por amarte

cuando no encuentro la imprudencia

que resguarda tu extenuada retina

que me refleja y pide solamente la consuele.

Aquella melancolía me perturba

sabiendo tu decisión de proseguir

aún con faltas para poder expresar

aquel oculto sentir que de mí se burla.

Sé que digo esto reconociéndome 

en tus pupilas, ahogado por tus lágrimas 

perdidas, que triunfan sobre mí,

y que sólo deseo sean mías.

Poesías de mi adolescencia