Falsos mandos

¿Qué miran con interés

aquello distante y mío

convencidos de su torpeza

que lo de ellos yo envidio? 

¿Qué pretenden inculcar

con ese falso mando nunca delegado

si mi fortaleza es la libertad

y el alma jamás negociaré?

Es que ellos no saben

que pronto me iré

a unas tierras verdaderas

donde brilla la luna y no hace falta el rencor.

APRENDIZ DE VERSERO

(Poemas de la adolescencia)

la Cruz

Si Jesucristo volviese

nuevamente a esta Tierra

envuelta en llanto, dolor y guerra,

¿qué razón hay para que no lo hiciese!

Quizá todo resultara distinto

si su obra quedara registrada

y por la televisión documentada,

¡aunque con ausencia de Fé sería lo mismo!

También es bueno advertirle

que las nuevas técnicas para matar

y el odio mayor que podría generar,

¡le harían cosas que no quiero decirle!

De todos modos nos hace tanta falta

que regrese de vez en cuando

para sentir que al Mal le estamos ganando,

¡y que el Cielo abre sus puertas con el alba!

Pero si Jesucristo volviese significaría que su crucifixión, 

muerte y partida, no tuvo sentido, valor, ni fue gran pena,

si la idea es que hagamos las cosas aquí abajo 

de tal manera que no sea necesario pedirle que, por favor, vuelva!

NOTA: Poema de mi adolescencia que inspirara el texto “la Cruz”.