“Yo experimento la misma sensación de liberación cuando escribo un poema mío en la pared del baño de mujeres de un tren o cuando se publica en una revista especializada de renombre. Porque la calidad estará únicamente en el lector, y ese esquivo personaje nunca se sabe por dónde paseará su mirada”.