“El héroe está hecho de renuncias personales, de grandeza de alma, de Fe integral, ajena a toda servidumbre espuria. El héroe está situado inmediatamente después que el santo – sin olvidar que todo santo es héroe -, así sea héroe con el heroísmo de la humildad y del silencio”.

Adolfo Tortolo