“Si sólo entrenara y no disfrutara nunca de un vaso de vino tinto exquisito o de una cerveza congelada me perdería una parte de la vida; y si únicamente me dedicara a este último vicio, sin mantener el equilibrio que me provee el aerobismo, también me perdería de una parte de mi vida, porque ésta se acortaría”.