“La mejor definición del ser femenino es que existe para otros seres. Es una función que comparte con toda la naturaleza. Ésta tampoco es el fin de sí misma… Dios creó a Eva de Adán dormido, porque la mujer es el sueño del hombre, un ensueño que luego nace a la vida, con el primer contacto del amor. Primero, el hombre sueña con la mujer y luego ella sueña con el amor. La razón de ser de la mujer es como la de la flor, absolutamente contenida en los lindes de la naturaleza, sin sobrepasarlos; sólo es libre estéticamente. Con el hombre comienza a ser libre y eso se manifiesta con el acto de pedirla como esposa. Es vergonzoso ser rechazado, porque la intención era liberarla. El hombre libera, pero la mujer es quien elige. Ella se cree conquistada y el hombre vencedor, pero ese vencedor se hinca ante la vencida: la mujer es sustancia y el varón reflexión. La mujer no debe buscar una existencia individual frente al hombre, porque su verdadero fin es existir para los otros”.

Kierkegaard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s