Falsos mandos

¿Qué miran con interés

aquello distante y mío

convencidos de su torpeza

que lo de ellos yo envidio? 

¿Qué pretenden inculcar

con ese falso mando nunca delegado

si mi fortaleza es la libertad

y el alma jamás negociaré?

Es que ellos no saben

que pronto me iré

a unas tierras verdaderas

donde brilla la luna y no hace falta el rencor.

APRENDIZ DE VERSERO

(Poemas de la adolescencia)

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s