“De mi vida podría examinar un accidente que tuve a los ocho meses de vida. Podría o debía haber muerto. Quizá desde aquel día he perdido al miedo de vivir y de morir; por uno porque se me hizo imprescindible intentar hallar un porqué de mi oportunidad aprovechándola, por otro, porque cuando uno cree que se muere, puede que no suceda esto y que no sea una preocupación razonable”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s