“El hombre es el propio determinante de su destino. Muchas veces el ambiente lo condiciona inexorablemente; aún así puede escapar a esa postergación eterna. En este caso, el exilio es la válvula de escape para abrir las puertas de la esperanza. Y de una u otra manera, en algún momento regresa, al templar las bordonas de los recuerdos o las cuerdas de la nostalgia”.

Osvaldo Verón

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s