Acuchulados

Vente,
Por la ruta que navegan las cigüeñas
Con el fruto de ternura donde hablan
Para avivar aquello necesario que me falta
Que nos confirme ser ejemplo que se aman. 

Vente,
Con la risa que confunde extensiones de los aros
Y la huella de tus manos que mis ojos ven cerrados
Que yo estaré esperando en la cosecha de mi vida
Tenerte acuchulada en tierra con tus aires ya soñados. 

Vente,
Para reconocerme que soy quizá algo bueno de lo loco
Comprobando no es casual esa rareza que me quieres
Por haberte esperado igual de impaciente tan y solo
De poder ser tu refugio al seguir tus alas cuando eleven. 

“A eso estás llamado, a pesar que se sufre algunas veces al escribir, pero sabiendo que los pesares también se van, a veces, al escribir”.

Tin

Ven soledad que yo te quiero

Poco es todo lo mucho que hoy me queda

en un ay de vida que dejó de ser la mía.

Sé que soy feliz en los sueños de bandera,

muerta ya mi muerte tan puta en la agonía. 

Me escondo en el mismísimo humo del habano,

que en otro tiempo convencía sutil al carcelero.

Johnny no me canta ni tampoco ya es mi trago,

¿dónde está el beso sepultado en mi entrevero?

Sigo pedaleando mi bicicleta de los miles de poemas,

aunque caigan del canasto los versos que se vuelan.

Ya no es mi aldea la que huye de una injusta condena,

soy yo el que elijo donde bailar desnudo con mis penas. 

SPLIT

“Lo que puede la literatura es revelarle a las personas cosas en las que no habían pensado. Lo que no puede la literatura es cambiar la actitud de los gobernantes, porque éstos, en general, le tienen miedo a la cultura”.

Mario Benedetti