“Lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí, y morirme contigo si te matas y matarme contigo si te mueres, porque el amor cuando no muere mata, porque amores que matan nunca mueren”.

Joaquín Sabina