“Los asados transcurrieron siempre sin importar condiciones climáticas, ausencias, buenos o malos cortes de carne, si el lunes trabajaban muchos o si no trabajaba nadie. Hubo asados en cueros y mallas, con gorros y bufandas, con lluvia y un paraguas cubriendo la carne de la parrilla… Lo importante era juntarse, estar allí, hacer presencia. Comenzábamos a vivir una etapa de mayor libertad decidiendo nuestros destinos y, como no podíamos decidir demasiado, reunirnos era un momento al que nos debíamos. Porque no sería eterno, porque lo sabíamos. Pronto comenzarían muchos a casarse, los que amenazaban irse se irían algún día, otros serían padres y tendrían otras responsabilidades, en fin, aunque no lo pensáramos seriamente, a carcajadas sabíamos que nos íbamos despidiendo de una época muy especial, llena de incertidumbre, y llena de belleza”…

Fragmento Asado albantés

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s